image/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xml image/svg+xml image/svg+xml image/svg+xml

¿Consumimos, de verdad, energía verde?

La energía que llega a tu casa no es “verde”.

Vitoria, mayo de 2019

Lo que consumes no es ecológico, verde, o renovable aunque en tu contrato figure que tiene “garantía de origen 100% renovable”.Habitualmente decimos que la energía verde es la que no contamina, no se basa en fuentes finitas y además es respetuosa con el medio ambiente.Desde esta óptica «verde» es la energía eólica, la fotovoltaica, pero no tanto la hidráulica, ni la biomasa y lógicamente, aún menos, las provenientes del carbón, el petróleo o la nuclear.

Por tanto la promesa de garantía de 100% renovables que hacen las comercializadoras no es exacta porque la energía que llega a nuestras casas a través de la red eléctrica viene de un gran río con múltiples numerosos y distintos afluentes; algunos muy limpios, de aguas cristalinas y transparentes, pero otros tienen aguas más sucias, más contaminadas, pues han pasado por poblaciones de alta densidad o por industrias contaminantes. De manera que a nuestras casa nos llega un “Totum Revolutum”.

¿Consumimos, de verdad, energía verde? 1

Por tanto si queremos presumir de verdad y no por “postureo”, de energía verde y renovable   ¿Qué tal si la producimos nosotros mismos?

Las instalaciones de placas fotovoltaicas nos garantizan de verdad que el origen de la electricidad que usamos es verde, ecológica y renovable.A día de hoy con el impulso normativo que nos han dado el mes pasado y que busca seguir las pautas del “Tratado de París”, implantar la energía fotovoltaica para autoconsumo, ya sea individual o colectivo, es una realidad. Y en el aspecto económico también resulta rentable. La inversión que realizamos tarda poco en ser amortizada. Provoca de por si ahorro al no tener que comprar energía y además nos ahorra los impuestos de dicha compra.Además, al seguir conectado a la red eléctrica la energía que no usemos la vertemos al –gran río eléctrico- y la comercializadora se encargara de compensarnos cada final de mes ese saldo de nuestra factura.

¿Consumimos, de verdad, energía verde? 2

Por ultimo, dejadme que os cuente una anécdota.

Hace poco un amiga me expuso que por convicción, ella solo usaba ropa de una determinada marca porque estaba totalmente de acuerdo con la política ecológica de dicha empresa.


Decía; es de aquí, vasca, procuran el km 0, los tejidos son ecológicos, el algodón, y otras fibras son reciclados. Fabrican aqui. Tienen en cuenta su huella de carbono, plantan árboles y además usan energía verde.


Y eso me llamó la atención.

Así que me puse a investigar un poco, y es cierto que esa marca tiene un marcado carácter de «aquí» y de concienciación ambiental, de trato ético a sus proveedores y de consumo energético verde.

De hecho tiene una aplicación para verificar el impacto de sus prendas en términos de CO2.Además usan energía verde porque la compran a una cooperativa con abastecimiento ecológico y con garantía de 100% renovable.

Todo perfecto. Eso sí, en sus tejados no veréis ni un solo panel fotovoltaico ni una instalación eólica.

Lo reconozco, me ha sorprendido su concienciación y lo alabo, pero hoy en día les animaría a dar un paso más. A que utilicen sus tejados para llenarlos de placas fotovoltaicas y así consumir de verdad energía verde, ecológica y renovable.

¿Consumimos, de verdad, energía verde? 3

Sería positivo que las industrias se sumaran al empeño de las instituciones y aprovechándose de la nueva normativa y de las subvenciones de Gobiernos y Ayuntamientos intentaran avanzar por el camino de reducir nuestro impacto en el cambio climático y luchemos todos por reducir nuestra huella de carbono.


Vosotros ¿qué opináis?

¿Consumimos, de verdad, energía verde? 4
Marcos 644 503 183